Русский

Его Святейшество Кирилл, Патриарх Московский и Всея Руси

Его Святейшество Кирилл, Патриарх Московский и Всея Руси

Его Высокопреосвященство Иларион, Первый Иерарх Русской Православной Церкви Зарубежом, Митрополит Нью-Йоркский и Западноамериканский

Его Высокопреосвященство Иларион, Первый Иерарх Русской Православной Церкви Зарубежом, Митрополит Нью-Йоркский и Западноамериканский

Его Преосвященство Кирилл, Архиепископ Заподноамериканский и Мексиканский

Его Высокопреосвященство Кирилл, Архиепископ Западноамериканский и Мексиканский

История

BASES DOCTRINALES:

La Doctrina Cristiana fue revelada de viva voz a los Santos Apóstoles por el Divino Maestro, nuestros Señor Jesucristo. En el seno de la iglesia, esta revelación divina fue transmitida de generación en generación por vía oral o escrita. Dichos medios forman la Sagrada Tradición de la Iglesia Ortodoxa Griega, la cual ha permanecido sin alteración a través de los siglos y así permanecerá hasta el final de los tiempos.

Todos los escritos de los Santos Apóstoles y Evangelistas fueron confiados a la Iglesia, columna y baluarte de la verdad, la cual, custodiando los verdaderos textos, los reunió con el nombre de Libros del nuevo testamento. Estos son 27 libros en total (todos originalmente escritos en Griego): Evangelio según San Juan, Evangelio según San Mateo, Evangelio según San Marcos, Evangelio según San Lucas, Los Hechos de los Apóstoles, Epístola a los Romanos, Primera y Segunda Epístola de los Corintios, Epístola a los Gálatas, Epístola a los Efesios, Epístola a los Filipenses, Epístola a los Colosenses, Primera y Segunda Epístola de a los Tesalonicenses, Primera y Segunda Epístola a Timoteo, Epístola a Tito, Epístola a Filemon, Epístola a los Hebreos, Epístola de Santiago, Primera y Segunda Epístola de Pedro, Primera, Segunda y Tercera Epístola de Juan, Epístola de Judas, y Apocalipsis.

Estos libros, junto a los 49 libros del Antiguo Testamento, que nos han llegado en Griego a través de la traducción llamada Septuaginta, son los que componen el Cánon de las Sagradas Escrituras de la Iglesia Ortodoxa Griega.

La Septuaginta o Versión de los Setenta Ancianos, fue hecha en tiempos del Rey Griego de Egipto, Ptolomeo II (285 A.C. - 246 A.C.), y destinada a los judíos de la dispersión que hablaban griego. Estos libros son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deutoronomio, Josué, Jueces, Ruth, Primera y Segunda de Reyes (=Primera y Segunda de Samuel), Tercera y Cuarta de Reyes (=Primera y Segunda de Reyes), Primera y Segunda de Paralipómenos (=Primera y segunda de crónicas), Primera de Esdras, Segunda de Esdras (=Nehemías), Tercera de Esdras, Tobías, Judit, Ester, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría de Salomón, Sabiduría de Sirac (=Eclesiástico), Isaías, Jeremías, Trenos (=Lamentaciones), Baruc, Ezequiel, daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías, y Primera y segunda, Tercera y Cuarta de Macabeos.

Ambos testamentos son parte de la revelación divina, y no hay otra revelación más perfecta o más conforme a la verdad.

GOBIERNO:

A medida que los Apóstoles viajaban por los grandes centros del Imperio Romano: Palestina, Asia Menor, Grecia y Roma, ellos iban anunciando las Buenas Nuevas de salvación, y estableciendo iglesias locales, las cuales, por la imposición de las manos y la innovación del Espíritu Santo, dejaban al cuidado de un consejo de presbíteros. Al obispo de la capital en cada provincia del imperio, le fue dado con el tiempo, el título de arzobispo y patriarca.

Por razones administrativas y para el beneficio y bienestar espiritual de todos los fieles, los santos padres de los primeros concilios ecuménicos organizaron la iglesia en provincias eclesiásticas llamadas patriarcados. A éstos se les otorgó un grado honorifico, conforme a la importancia de cada provincia dentro del Imperio Romano, a saber:

1.- Roma, fundada por San Pablo y primera capital del Imperio Romano en la cual fueron martirizados San Pedro y San Pablo (67 D.C.). Roma fue separada de las otras Iglesias en 1054 D.C.

2.- Constantinopla, fundada por San Andrés y segunda capital del imperio.

3.- Alejandría, el principal centro político, cultural y filosófico de Africa, fundada por San Marcos.

4.- Antioquía, centro principal de oriente, llamada la Ciudad de Dios, fundada por San Pedro y San Pablo, de la cual San Pedro fue su primer Obispo.

5.- Jerusalén, llamada la madre de las Iglesias, en la cual Nuestro Señor predicó y obró la Redención. En la era Apóstolica fue presidida por el Apóstol San Jacobo (Santiago), quien fue su primer Obispo. Cada uno de estos centros Eclesiásticos tiene un Patriarca que los preside, y un Sínodo Episcopal.

DECLARACION DE FE:

En Constantinopla en el año 381, por ello se llama Símbolo Niceno Constantinopolitano y era originalmente formado en Griego: Dicho Credo es:

Creo en un solo Dios, Padre omnipotente, creador del Cielo y de la Tierra y de todas las cosas visibles e invisibles.

Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo Unigénito de Dios, que nació del Padre, antes de todos los siglos; luz de luz; verdadero Dios de dios verdadero; engendrado no hecho, con subtancial al Padre, por quien fueron hechas todas las cosas.

Quien por nosotros los hombres, y por nuestra salvación, bajo de los cielos, encarnó del Espíritu Santo y María Virgen y se hizo hombre.

Fue crucificado, también por nosotros bajo el poder de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado.

Y vendra segunda vez lleno de Gloria, a juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendra fin.

Y en el Espíritu Santo señor y vivificador, que procede del Padre, y que con el Padre y el Hijo es justamente adorado y glorificado; que habló por los Profetas.

En una Iglesia Santa, Católica y Apostólica confieso en sólo Bautismo para la remisión de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos.

Y la vida del siglo venidero. Amén.


DE LOS CONCILIOS:

Este Credo es obligatorio para toda Iglesia Cristiana, y como lo establecieron los Santos Padres, en el artículo 7 del Tercer Concilio Ecuménico realizado en la ciudad de Efeso y en el Concilio de Constantinopla del año 879 D.C. Nadie bajo anatema puede cambiar una sola de sus palabras. Además formuló la Organización visible de la Iglesia, planteando la posición de las grandes sedes o patriarcados y también condenó el Masedonianismo, herejía que sostenía que el Espíritu Santo es una criatura.

El Tercer Concilio Ecuménico se celebró en Efeso en el año 431, que condenó al Nestorianismo que sostenía la independencia entre Cristo Dios y Cristo Hombre. El Cuarto Concilio fue en Calcedonia, año 451, que condenó al Menosisismo el cual sostenía una sola naturaleza en Cristo; dio además con su 28avo Canon al Patriarca de Constantinopla el mismo rango de honor que al de Roma. El Quinto concilio Ecuménico se celebró en Constantinopla en el año 533, que condenó cierta literatura de índole Nestoriana Conciliatoria con los Monofisistas. El Sexto Concilio Ecuménico fue en Constantinopla en el año 580 que condenó el Monotelismo que sostenía que había una sola voluntad de Cristo y además condenó a los herejes (Monotelitas) Patriarcas: Honorio Papa de Roma, Sergio, Pyro, Pablo y Pedro, Patriarcas de Constantinopla, Cyro Patriarca de Alejandría y Mecario Patriaraca de Antioquía.

El Séptimo Concilio Ecuménico fue en Nicea en el año 787 en el que se condenó a los iconoclastas y confirmó la veneración de los Iconos y Reliquias.

Entre los Ortodoxos reciben honor como Concilios Ecuménicos dos más Concilios:

Como Octavo el Concilio de 879-880 D.C. en Constantinopla que aceptó a Fotios como legítimo Patriarca de Constantinopla, incluyó al Séptimo Concilio Ecuménico de 787 D.C. entre los Concilios Ecuménicos y legisló que nadie bajo Anatema puede cambiar una sola palabra del Niceo-Constantinoplanopolitano símbolo de la Fe de los años 325-381.

Los representantes del Papa en Roma Juan VIII fueron los primeros que firmaron las decisiones de este Concilio contándose entre los primeros Pablo Obispo de Angona; el Papa Juan VIII aprobó sin reservas la condenación de cada adición en el símbolo de la Fe. Este Concilio se llamó a si mismo Ecuménico y además muchos escritores Eclesiasticos como Ralís, Potlis, Theodoro Valsamon (12 avo Siglo). Nilos de Rodes (14avo Siglo), etc... (Vasilios Stefanidis "Historia Eclesiástica", pag. 364).

Como Noveno Concilio Ecuménico se consideraba al Concilio de 1341 D.C. en Constantinopla (en Junio contra Vartaam y Agosto contra Akindynos que resolvió las "ESYCHASTICAS DISPUTAS".

Y llegó en acuerdo con san Gregorio Palamas, Obispo de salónica- Grecia y calificó por una vez m 0s las correctas enseñanzas sobre " la Proseción del espíritu Santo" sobre "el Conocimiento de Dios" y sobre "La Vista de la Divina Luz".

Así como en este período la iglesia confirmó su organización y gobierno terrenal. Además en él se expusieron y defendieron las verdades básicas y los elementos de culto Ortododxo por los Padres Ecuménicos.

La Iglesia sobrellevó y superó sus penurias por el esfuerzo de sus defensores quienes ofrecieron en sangre, expresaron su fe y vivieron los principios morales de su Religión. Muchos escritores nos legaron monumentos de la Fe. Inicialmente los Apóstoles y discípulos escribieron el nuevo Testamento, luego los Padres Apóstolicos en el primer Siglo y los Apologistas en el segundo defendieron y expusieron diversos aspectos de la Doctrina Cristiana.

Aparecieron posteriormente las escuelas Teológicas, destacandose las de asia menor en Edesa en el siglo tercero, la del noerte de Africa en cartago en el mismo siglo la deAlejandría, en el siglo cuarto a la cual pertenecieron los griegos Padres Griegos Capadocios, San Basilio el Magno, San Gregorio el Teólogo, San Gregorio de Nissa, etc... además de otros distinguidos Padres, la de Antioquía en el mismo siglo, cuyo representante más distinguido y eminente orador fue San Juan Crisóstomo, el de la boca de oro, que fue elvado al trono de Constantinopla.

CISMA:

En el siglo XI la Cristiandad iba a experimentar una de sus más grandes tragedias; EL GRAN CISMA. La tesis de Roma sosteniendo la supremacía de su Obispo, la intersección del FILIOQUE en el Credo, en el que se aseguró que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo y otros cambios doctrinales en las prácticas litúrgicas, aparte de razones políticas unidas al conflicto entre oriente y occidente, llevaron a una profunda ruptura, que culminó en el año 1054.

НПО «Русская Община»

Западно-Американская Епархия Русской Православной Церкви Зарубежом

Православное Христианство в Интернете

http://www.efxinospontos.org/

Сербия

Cyprus Action Network of America (CANA)

Американский Совет по Косово


Пожертвовать

Копирайт © 2006-2012 Скит Живоначальной Троицы. Все права защищены. Веб-сайт разработан АО Торговый Дом «Потенциал».